aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Zaragoza

6/5/2013

El PP pide una sanción mínima de 50 euros para las infracciones de la nueva Ordenanza Cívica

La Ordenanza Cívica pasará a dividirse en tres ámbitos: Limpieza Pública, Protección del Espacio Urbano y Uso de Zonas Verdes. El PP ha presentado un total de 22 votos particulares entre los que destacan una sanción mínima de 50 euros para todas las infracciones. También quieren que la reducción por pronto pago ascienda al 50%.
Claudia Ortín Sancho
El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Eloy Suárez
El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Eloy Suárez

Zaragoza.- La derogación de la Ordenanza Cívica es ya un hecho. El Gobierno de Zaragoza la ha dividido en tres normas: Limpieza Pública, Protección del Espacio Urbano y Uso de Zonas Verdes. Para el PP esta supresión es “un error monumental” y ha presentado un total de 22 votos particulares que pasarán a ser estudiados. Entre ellos, piden una sanción mínima para las infracciones leves de 50 euros.

De esta forma, tal y como ha explicado el portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, Eloy Suárez, la horquilla de sanciones económicas en este apartado pasaría de 50 a 250 euros y todas tendrían una contrapartida económica “y no podrá darse el caso de que se queden sin multa por estimaciones subjetivas”.

Otro de los apartados que más ha dado qué hablar es la reducción de la sanción máxima de 1.500 a 750 euros. Una medida que comparte el PP porque, según ha argumentado Suárez, “las condiciones económicas han cambiado y debe primar el componente cívico y no debe entenderse como una norma con afán recaudatorio”.

Además, los populares han propuesto la creación de una campaña anual de educación y concienciación que se financie con el 20% del dinero recaudado por las sanciones. Una iniciativa “que tiene mucho que ver con el asunto porque todo pasa por la educación”, ha mantenido Suárez.

El PP ha mostrado su preocupación porque algunos de los artículos de la Ordenanza Cívica no están recolocados en ninguna de las tres ordenanzas. El caso más llamativo es el relativo al del “botellón”. Con la derogación se ha quedado sin reubicar el artículo que regula la promoción de iniciativas ciudadanas y programas de reorientación y rehabilitación para evitar este tipo de prácticas. “Es un claro caso que ha resultado interesante y que de ninguna manera debería perderse”, ha destacado Suárez.

En cuanto a las infracciones muy graves que afectan a la limpieza de de monumentos o edificios catalogados o protegidos, y como excepción, el PP plantea que “ante la gravedad de las consecuencias” la multa se sitúe entra una horquilla de 750 y 1.500 euros.

La no recogida de excrementos de animales domésticos, según propone el PP en uno de sus votos particulares, “debería tener una sanción fija de 80 euros” ya que los propietarios “son directamente responsables de retirar de cualquier espacio público estas deposiciones”.

La derogación de la Ordenanza Cívica y su división en tres normas independientes, ha apuntado Suárez, “sólo beneficia a quien tiene decidido saltarse las pautas de convivencia y más si lo hacen con fines políticos”.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
José Ignacio Martínez Val

José Ignacio Martínez Val

Sociatismo

Sí, Sociatismo. Llevo una temporada pensando en la evolución del mundo occidental desde la época de las monarquías absolutas hasta el día hoy y me he percatado de que los principios básicos del absolutismo son, esencialmente, los mismos que han seguido comunistas, socialistas, fascistas, nacionalistas y demás movimientos políticos/económicos basados en lo social/estatal e, incluso en lo racial y lingüístico, que nacieron y se desarrollaron con todo su esplendor en los siglo XIX y XX.