aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Editorial

14/6/2013

Gota a gota se hace el río

Cinco años han pasado desde que Zaragoza se convirtió en la capital mundial del agua. La Expo 2008 cumple un lustro en una situación bien diferente a la de hace tan solo un año. El recinto ha pasado de ser un desierto comercial a tener más del 50% de su superficie empresarial ocupada. Un porcentaje destacado teniendo en cuenta la actual coyuntura económica.

El desembarco de la Ciudad de la Justicia ha supuesto un fuerte impulso para el recinto, que vivió un proceso de reconversión gradual gestionado por la sociedad pública Expo Zaragoza Empresarial. Y otro hito para el desarrollo de la zona será la llegada de Mercadona, previsto para el próximo 2014. La cadena valenciana invertirá 2,5 millones de euros y generará 50 empleos directos.

Al parque empresarial de la Expo se han trasladado también las sedes de diferentes organismos públicos para dinamizar estas instalaciones y eliminar contratos de alquiler. Además, también en 2014 se unirán la Consejería de Educación, la Comisaría Central de la Policía Nacional Adscrita de Aragón y la empresa pública Sarga.

El recinto de Ranillas se ha integrado en la vida urbana de la ciudad y se ha consolidado como un importante núcleo de actividad económica. Sin embargo, la cruz que viene arrastrando sigue siendo el abandono de edificios tan emblemáticos como la Torre del Agua, el Pabellón Puente o el telecabina, que todavía no tienen un uso definido. Otros, como el Pabellón de España, presentan un estado lamentable.

A pesar de sus luces y sombras, no se puede negar que la Exposición Internacional puso a la capital aragonesa en el mapa y convirtió zonas olvidadas de la ciudad en lo que ahora son verdaderos puntos de referencia. Las administraciones tienen que hacer un esfuerzo para potenciar la dinamización de los edificios y no permitir que el espacio caiga en el olvido. Una de las materias pendientes sigue siendo el transporte público.